Íñigo
Andiarena

Copywriter


De Carrascal al cielo

Íñigo nació en una pequeña aldea, Carrascal, de tan solo 5 habitantes. Un entorno ideal para criar a un niño asilvestrado, entre troncos, desbrozadoras y motosierras. A medida que creció fue integrándose en la civilización moderna, estudió telecomunicaciones y comenzó a trabajar en una productora de vídeo como cámara y ayudante de realización.

A los 25 abandonó su tierra navarra para irse a vivir a la capital, pero al contrario que le ocurrió a su paisano Alfredo Landa, la ciudad era para él. Estudió publicidad, comenzó a desenvolverse como redactor creativo y una tarde de julio apareció en B&B, al igual que el Sr. Lobo, para solucionar problemas. Y lo que parecía un trabajo de apenas unas horas acabó convirtiéndose en un romance cuya pasión sigue vigente.

En todos estos años su trabajo ha sido reconocido en festivales como Cannes Lions, One Show, El Sol Festival, Epica Awards o Eurobest y, pese a eso, sus mejores premios están fuera de la industria ya que Íñigo creó su propia marca de cervezas, su rodilla tiene una herida de bala de cuando competía y era tirador olímpico, y quizá usted compraba las estaciones de tren cuando jugaba al Monopoly, pero Íñigo, desde 2010, tiene una de verdad.